RESPUESTA A LA ASAMBLEA DE PROFESIONES EN DESUSO

RESPUESTA A LA ASAMBLEA DE PROFESIONES EN DESUSO

 

Daniel buenas noches.  

 Cuentan que al salir da la "ASAMBLEA DE PROFESIONES EN DESUSO" los asambleístas se encontraron con una airada manifestación de representantes de otras" PROFESIONES EN DESUSO" también, reclamando por qué no se les había tenido en cuenta, siendo ellos tan perjudicados como aquellos que se habían apropiado el derecho de  autoconvocarse, asÍ es COLOMBIA,  en asamblea, excluyendonos a nosotros:

EL CARTERO, profesión de muchísimo reconocimiento en aldeas y pueblos, portadores de cartas de amor, en hermosa prosa, para las mujeres bonitas y también para las feas. Cartas con buenas y malas noticias;  todo esto reemplazado hoy por la Internet y los celulares con mensajes y textos, casi siempre mal escritos y entrecortados. Se habla ya también que estos últimos  entrarán en desuso por el permanente avance de la tecnología que nos va a permitir comunicarnos TELEPATICAMENTE. 

 EL PREGONERO, aquel personaje que con la  ayuda de una  gigante corneta gritaba a pleno pulmón, en las cuatro esquinas de la plaza principal y en las esquinas de las calles más importantes, sobre todo las que estaban cerca de los gamonales del pueblo o políticos influyentes,  las noticias de última hora ocurridas en la población y sus veredas.  Nos desplazo el altoparlante parroquial, con noticias más puritanas, también las emisoras,  los periódicos, los boletines como El BOLETIN DE LA CUADRA,  EN FIRAVITOBA, etc. etc.

 EL CITADOR TELEFONICO, que tiempos aquellos cuando, para todo el pueblo, solo había un teléfono, con algunas excepciones como la de Alfonso Cadavid, en Virginias, que tenía su teléfono privado en la finca. Entonces el CITADOR TEELFONICO era una profesión indispensable para correr a avisarle a los parroquiales que en la central telefónica tenía llamada. Hoy cada quien lleva su o sus teléfono/s a cuestas. 

EL SEPULTORERO, el enterrador de los muertos, unos en tierra, otros en bóvedas y los más pudientes en MAUSOLEOS perpetuando hasta  en la tumba el gamonalismo ejercido en vida.  Hoy las cremaciones acabaron con esta PROFESION y de paso borraron esos símbolos de gamonalismo y diferenciación humillante.

 EL TELEGRAFISTA, Era la telegrafía el centro de reunión de los chismosos del pueblo, pendientes allí siempre de los mensajes que llegaban para novias, esposas, amigos, amigas, enemigos, políticos y hasta destituciones de empleados públicos, mensajes que sin mucho escrúpulo compartía el telegrafista  con sus supuestos amigos. Otra vez la Internet y los celulares.

 EL VUELTERO,  Que útil y eficiente que era esta persona. Conocedor de todos los temas iba y venía dentro del pueblo, entre poblaciones y si necesario entre ciudades, todo lo podía hacer.  Mensajería, paquetería, representación con poder, suplantaciones, etc, etc.

 EL POLICIA CIVICO.  Cómo se le quería y se le respetaba. Amaba su oficio y lo hacía con honestidad y dedicación, además nos serviía a los adolescentes o menores de edad para recrearnos cuando en aquellos tiempos nos prohibían estar fuera de la casa después de las ocho de la noche, entonces nos divertíamos poniéndolo a correr tras de nosotros, en las poco iluminadas calles del pueblo que no le permitían reconocernos.  Hoy, reemplazados por elegantes policías bien uniformados y bien pagados. En ese tiempo uno era suficiente hoy reemplazados por diez no alcanzan  a hacer el trabajo.

Daniel para la próxima ASAMBLEA no se te olviden estas PROFESIONES y aún me faltan algunas, no sea que te hagan bochinche y frustren la Asamblea.

 COMO NOS CAMBIA LA VIDA! Feliz noche. 

 Atentamente,

Abelardo Ramírez Aristizabal

Medellín,Colombia.

Septiembre 22 del 2014.