ECOS DE LA CUADRA No 62

AÑO JUBILAR DE LA MISERICORDIA.

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

 

    El origen del jubileo data desde la antigüedad, en aquel entonces, en un año especial se daba libertad a los esclavos, se restituían las propiedades a quienes las habían perdido y se perdonaban las deudas.

    La palabra jubileo  en latín significa grito de alegría, paz y perdón,

    En la tradición católica, el  Jubileo consiste en que durante 1 año se conceden indulgencias a los fieles que cumplen con ciertas disposiciones eclesiales establecidas por el Vaticano. El Jubileo puede ser ordinario o extraordinario. La celebración del Año Santo Ordinario acontece en un intervalo de años ya establecido. En cambio, el Año Santo Extraordinario se proclama como celebración de un hecho destacado, como por ejemplo recordar el concilio Vaticano II promulgados por el papa Pablo VI, que hizo una renovación de la iglesia con  enseñanzas doctrinales y morales, normas jurídicas y propuestas de actuación para los fieles de la iglesia católica y la educación cristiana para las familias y juventud.

    El Jubileo Extraordinario ha sido proclamado por el Papa Francisco. Es un Año de Santificación.

    El rito inicial del Jubileo comienza con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro. Esta puerta solo se abre durante un Año Santo. La apertura de la puerta significa que se abre un camino extraordinario hacia la salvación.

    Cuando se abren, se entona el Te Deum y el Santo Padre atraviesa esta puerta junto a sus acompañantes.

    El Jubileo de la Misericordia, que se está celebrando durante el Año Santo Extraordinario que comenzó el 8 de diciembre de 2015 y concluirá el 20 de noviembre de 2016 y tiene como propósito celebrar el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II.

    Los requisitos para lograr las indulgencias de este año jubilar son:

    ·        Peregrinación a la puerta santa de una iglesia consagrada para tal fin.

    ·        Realizar el sacramentos de la confesión y eucaristía.

    ·        Rezar el credo y una oración por el Santo Padre.

    COMO VIVIR EN LA FAMILIA EL AÑO JUBILAR?

    La familia debe ser un centro de evangelización, de Paz y Misericordia. Para ello es preciso reflexionar sobre aspectos como:

    1.      Hoy las familias están llamadas a constituirse en centros de evangelización para enseñar la palabra de Dios, acentuar la fe y reforzar los valores cristianos, de esta manera los padres de familia deben también abrir las puertas del hogar para perdonar y buscar la reconciliación entre esposos e hijos, tal como el padre recibió al hijo pródigo.

    2.      Las puertas de una casa deben ser puertas abiertas al diálogo, a la comunicación permanente entre los miembros, a la búsqueda del camino que conduce al cielo, pues eso significa atravesar la puerta Santa. Además, el hogar debe incidir con el buen ejemplo en ayudar a los más necesitados y de esta forma practicar las obras de misericordia tanto terrenales: dar posada al peregrino etc. Y las espirituales de enseñar al que no sabe o dar buen concejo a quien lo necesita.

    En todos los hogares se puede practicar la misericordia de distintas formas: con capacidad de escucha, tolerancia, perdón, compasión, mutua ayuda, reconstruyendo los lazos afectivos que han sido destruidos, hoy Necesitamos  un cambio, desde la   misericordia y la ternura. Se hace necesario un cambio para percibir al prójimo con más amor y comprensión.

    Entre todos tenemos que encontrar maneras concretas para dar una respuesta pastoral más eficaz para quienes sufren. Esa respuesta permitirá aliviar su dolor y curar las heridas y como dice la oración inicial de la semana por la familia 2016 "Santa familia de Nazaret que nunca más haya en las familias episodios de violencia, que quien haya sido herido sea pronto consolado y curado."

    A MANERA DE CONCLUSIÓN

   ·        Aprovechemos el año jubilar de la misericordia para convertir a las familias en verdaderas escuelas cristianas de paz, amor y misericordia.

    ·        Que la vida del hogar influya positivamente en el crecimiento espiritual de nuestros hijos y de todos los que se acerquen a nuestras familias.

    ·        Ser conscientes que una verdadera paz comienza con una buena educación familiar ya que ella está fundamentada en las enseñanzas del evangelio de amor incondicional entre los miembros del hogar y del prójimo.

    ·        Que el hogar se convierta en un verdadero laboratorio donde se practica realmente las obras de misericordia.

    ·        Oremos por el Santo Padre Francisco  como nuestro líder espiritual que ha abierto las puertas de la iglesia para perdonarnos y darnos la oportunidad de seguir el camino de la salvación.

 

    This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

    Bogotá, abril 28 del 2016.