ECOS DE LA CUADRA No 85

LAS TIENDAS DE BARRIO  EN FIRAVITOBA

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

EDUCADOR Y ESCRITOR.

 

 
Las tiendas de barrio, panaderías, cafeterías, video juegos, tiendas de internet, carnicerías, los salones de belleza, floristerías y almacenes de veterinaria son los negocios que más dinamizan el comercio de Firavitoba y ayudan a mantener la economía  de las familias.

 

Con la llegada de las grandes tiendas como Makro, Olímpica, Almacenes Éxito, Carulla expertos economistas predijeron la desaparición de este comercio al detal, pero se olvidaron que estos negocios están arraigados en el corazón del pueblo por la forma amigable de relacionarse con los clientes y por la vocación de servicio.

Hoy las tiendas en Firavitoba siguen siendo el negocio líder del municipio y son centros de distribución de artículos de consumo que representa una oportunidad de trabajo para sus dueños, apoyo a la industria nacional, con precios asequibles, cercanía al producto y al vendedor.

El tendero para abastecerse de los  de productos, en lugar de tener que ir de un sitio a otro a comprar aceite, azúcar o leche, recibe estos productos a domicilio. Primero pasan los vendedores puerta a puerta tomando los pedidos y a los pocos días llega el despacho. Los carros, furgonetas, motos y bicicletas que reparten mercancías son los ejércitos de distribución que tienen las empresas productoras de alimentos para llegar  tienda a tienda y entregar su pedido.

Si observamos la dinámica de este comercio, los clientes visita la tienda de barrio más de cinco veces a la semana y el principal razón , es la proximidad, los consumidores están dispuestos a caminar sólo entre una y tres cuadras; la tienda. Tradicional, no tiene caja registradora, no es un autoservicio y cuenta con el mostrador que separa al cliente con el vendedor, como espacio privado.

La importancia de estos negocios se reflejan en las frases que expresan algunos los compradores, quienes señalan aspectos como: “La tienda es un sitio donde uno se sienta a tomarse una gaseosa, a hablar con los vecinos, esto hace que uno permanezca fiel a estos negocios."

A esto se suman comentarios sobre los servicios que ofrecen muchas tiendas que como el Almacén Liz es sitio de recepción de encomiendas, venta de minutos para llamadas a celulares, corresponsal  bancario , el sitio para cambiar los billetes o el centro de información del barrio.

En la década del 60 doña Marujita González de Cely instaló cerca a la plaza principal  la primera tienda de medicamentos con el propósito de despachar las formulas médicas evitando que sus paisanos demoraran el tratamiento del enfermo, por tener que desplazarse a las farmacias de Sogamoso. En esa misma época también funciono ,en la esquina del parque de la catedral, la tienda de Polito Camargo y de la señora Elenita González sitio donde los firavitobenses  compraban los mejores y más ricos amasijos como las almojábanas, pan de yuca y el pan amasado  en horno de leña, además de otras tiendas  en el sector de Santa Águeda que con el tiempo pasaron a nuevas generaciones  y hoy siguen vivas en el recuerdo de sus clientes por los servicios invaluables y la atención humanitaria que prestaron sus propietarios.

Es necesario observar como las tiendas de  los barrios en Firavitoba  se caracterizan por ubicar en la calle bancas para sentarse, un ejemplo de ello es  la tienda de Don Benjamín o la cafetería donde Yaneth, allí llegan los clientes a comprar y establecer relaciones amigables, mientras que otras venden  al fiado y facilitan dinero prestado para salir de una emergencia sin pago de intereses, siempre anotando en un cuaderno de deudores.

La persona que atiende, debido a su oficio desarrolla una sensibilidad social y tienen conocimiento para saber “quien es quien” en la cuadra o el barrio y es el mejor informante de los  acontecimientos de un pueblo.

Hoy las tiendas de los barrios en nuestro municipio siguen siendo el sitio de encuentro de la comunidad, allí fluye la información con variedad de temas, desde problemas económicos del vecino, la muerte más reciente, recetas de cocina, hasta de la política municipal.

La paciencia de los tenderos es admirable, cuando cierran  la puerta para descansar es cuando la gente  empieza a tocar  para que le vendan una panela, una hoja de papel, una presto barba o una gaseosa. Para el tendero no hay vacaciones, tiene que estar listo siempre a servir a la clientela de la cual depende su subsistencia.

Desde  la perspectiva del desarrollo de la economía municipal se hace necesario elaborar por parte de la asociación de comerciantes un directorio de las diferentes tiendas del municipio ya que existen una gran variedad de negocios bien surtidos y con atención esmerada, se festeje el día del tendero, con el propósito de estimular en los habitantes  la confianza para comprar en Firavitoba , reconociendo  el trabajo del tendero ofreciendo estímulos y cursos de capacitación a través del Sena y Cámara  de Comercio, ya que con  el trabajo noble y honrado están ayudando a fortalecer la economía  del municipio.

 

 
 

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it..

Tunja, 21de Julio del 2017.


Enviado desde mi iPad