UNA AVIONETA EN LA FINCA.

Cuando el reloj de la torre de la iglesia daba las 8 a.m. Don Jaime se presentó a la finca La Cuadra de Barón, atendiendo la convocatoria que la emisora comunitaria había divulgado para la selección de un administrador agrícola.

La entrevista se centró en averiguar si el candidato tenía experiencia en el manejo de ganado lechero, técnicas de ordeño, inseminación, alimentación y cuido del ganado, siembra de pastos, mejoramiento de cercas y postes. Temas que fueron abordados con excelente dominio por parte del entrevistado. Muy bien, Don Jaime, usted ha sido seleccionado.

Para motivarlo, le informé que la Finca tenía un Título de cinco Acciones Privilegiadas del Aeropuerto de Sogamoso, adquiridas el 1° de diciembre de 1945, por su propietario Luis Alejandro González Cerón. Como era urgente su vinculación, impartí la orden de traer del potrero cercano al aeropuerto, la Avioneta, para cargarla con los árboles que se deberían sembrar a lo largo del camino.

El trabajador que minutos antes expresó gran alegría por su nuevo cargo, se sintió desmayar y me dijo: “No Señor, yo hago lo que quiera, pero No se pilotear”.

Le dije, claro que usted puede pilotear, la Avioneta es el nombre de la burra, que en la finca se utiliza como auxiliar de carga. Al escuchar esta aclaración, Don Jaime se rió y agregó “Ahora sí nos podemos entender”.

El incidente fue conocido en toda la comarca y cada vez que la burra rebuzna a las 5 de la mañana, los campesinos la identifican como la avioneta de la finca que empieza a calentar motores para emprender la faena diaria.