EL PODER DE LA MENTIRA

Caminando por la calle de la ciudad me encontré con muchos bultos de cemento abandonados, al no tener una explicación acudí a un maestro de obra a quien pregunté el por qué de tanto desperdicio, el me respondió que era un falso cemento fabricado, que no podía utilizarse en construcción porque lo edificios eran muy pesados y explotaban.

Al terminar el día ya cansado me recluí en el dormitorio y al conciliar el sueño sentí que “Algo pesado oprimía mi pecho, no podía levantarme, traté de observar qué sucedía; era una Estatua de la Virgen fabricada en ese material y descansaba en mi cuerpo. Inmediatamente le dije, quítate de aquí y como el peso continuaban le dije, ¿Aprovechas el poder Divino pa´joderme? Que Dios te castigue. Hice un movimiento brusco para deshacerme de esa estatua tan pesada, inmediatamente, cayó y explotó invadiendo el dormitorio de una luz polvorienta, con una inscripción que decía… la mentira pesa y cuando se delata hasta el más grande se derrumba y se vuelve m… ¡Vaya que sueño!