“EN UN SANTIAMÉN”

 

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

Escritor de Cuentos Cortos.

 

 

Cuando el cristiano llegó a la Iglesia para orar, el sacristán tenía la orden de cerrar el templo, pero viéndole la cara de consagrado y devoto del Sagrado Corazón, le ordena: ¡Arrodíllese aquí alejado del altar y que sus oraciones sean rápidas!

Entonces recordó cuando en su pueblo los parroquianos preferían al Cura Casadiegos con sus misas rezadas en latín, sin cantos, sermones, avisos parroquiales ni regaños, más se demoraban los fieles en rezar el Padre Nuestro, cuando el sacerdote extendía la bendición.

Oró con devoción por dos minutos, miraba para atrás que no le cerraran la Puerta Grande, se levanta para salir, pero el sacristán lo despide  diciendo: Oiga mi señor  "Lo  breve es doblemente bueno, así el santo no se confunde y de inmediato concede las peticiones" – ¡Hay hombre por qué eso así! le dice el forastero – y aquel le recuerda que fueron los señores Senadores los culpables de haberlo destronado de la Constitución, por ello las Iglesias permanecen cerradas para que no las roben y en las escuelas ya no se habla de Dios.

 

DANIEL QUINTERO TRUJILLO.

www.danielqt.com

Bucaramanga, Junio 12 del 2015.