LOS PEATONES CAMINANDO POR LAS CALLES


    Cuando se ingresa a Bucaramanga, es impactante leer en las vallas publicitarias de la ciudad, letreros como:

    ·        Bucaramanga ciudad Sostenible

    ·        Bucaramanga Ciudad Bonita

    Y muchos otros eslogan que venden la idea de estar en una metrópoli con un urbanismo moderno. Pero a medida que el turista o visitante se ingresa en la ciudad y especialmente a los sectores comerciales y residenciales de gran significación como Cabecera del Llano, donde se encuentran enclavados altos edificios a semejanza de ciudades Europeas y Americanas, con un comercio selecto, se transforma la alegría en incomodidad, ya que el peatón se ve obligado a bajarse a la calle, por carecer de espacio para transitar exponiéndose a que una moto, bus o taxi lo atropelle, todo porque en este urbanismo con planeación del siglo pasado, se sigue privilegiando a los vehículos, quitándole al ciudadano el derecho de transitar cómodamente por los andenes, que se caracterizan por tener un metro de ancho con amplias bahías para los automotores, que al parquear invaden el espacio público.

    Este diseño urbanístico, genera graves consecuencias para la salud física y mental de los habitantes. Originando conductas agresivas hacia los dueños de los vehículos, autoridades de tránsito,  planeación municipal y propietarios de almacenes que con su permisividad y silencio ayudan a generar este caos en la ciudad.

    Desde el punto de vista sociopolítico, se genera una mala imagen de la Autoridad, dando la sensación de desconocimiento de las tendencias del urbanismo moderno para diseñar una ciudad sostenible, por lo cual, el peatón suele preguntarse ¿Será ignorancia o será complicidad porque tienen intereses particulares, políticos o comerciales?

    Como educador y escritor, solo quiero colaborar con esta reflexión, con el propósito de establecer un pacto ciudadano de convivencia y alerta a las instituciones de control, en la defensa del derecho del pueblo, para que se transite con comodidad, alegría y buena salud mental.

    Para ello se requiere eliminar de una vez, sin  más dilación, las bahías vehiculares y así ampliar el espacio de los andenes como zonas peatonales.

    Como consecuencia de la anterior alternativa al problema de invasión del espacio público se requiere establecer  acuerdos con las empresas constructoras para el diseño y ejecución de “Edificios de Parqueaderos” y fomentar su utilización. En la medida que lleguemos a esta solución, se avanzará hacia la soñada ciudad moderna y sostenible

    This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

    Bucaramanga, octubre 27 de 2013