R 10.  – ESTE ES EL CAMPO AMIGO MÍO –

    Colombia es un país de tradición agrícola y sus campesinos han cultivado la tierra para que sus cosechas sirvan al sustento de los habitantes de todos los pueblos y ciudades.  Sin embargo, ha permanecido solo en el desarrollo de sus tareas, uno que otro gobierno rasguña políticas de protección al campo y a renglón seguido firma acuerdos de importación de alimentos, creando graves crisis a los agricultores que ven en la tierra su único sustento. El caso más aberrante ha sido Agro Ingreso Seguro, política que tenía como propósito beneficiar a los agricultores que emprendieran proyectos de desarrollo, pero la clase politiquera lo aprovechó para incrementar sus riquezas, mientras se seguía observando al campesino, con el atraso de pasado siglo: Caminos de herradura, cosechas abandonadas por plagas y carencia de medios de transporte, enfermedades, casas carentes de electrificación,  letrinas, agua  potable y sus escuelas convertidas en porquerizas porque según el MEN, la existencia de una mínima población escolar no justifican el nombramiento de un Maestro.

 

    Si tuviéramos que seleccionar al “Colombiano por Excelencia”, éste sería el CAMPESINO, porque a pesar de su abandono, sigue creyendo en sus gobernantes, no  se desanima, marcha adelante en la tarea de aportar al desarrollo de una nación con multiplicidad de riquezas y en espera de verdaderos líderes con ética y valores que le defiendan su sagrado derecho  de existir con calidad de vida.

 

    Da vergüenza observar que: Año, tras año, los alcaldes municipales celebran el día del campesino, ofreciéndoles como regalo, un balde o un azadón pero con ausencia de políticas concretas para un desarrollo rural.

 

    En aquella oportunidad que el Congreso invitó al conferencista Alvin Toffler autor del Schock de Futuro y de la Tercera ola, para preguntarle cual sería la prospectiva para éste país, su respuesta fue: “No olviden que tienen tradición agrícola, no podrán competir con países industrializados, fortalezcan el campo…. Y serán potencia mundial en la agricultura”. Sabio consejo si tuviéramos gobernantes y ministros de agricultura con alma de campesinos pero, eso no es así, ya que a diario observamos emigraciones de campesinos a la ciudad, buscando empleo y mejores condiciones de vida, que nunca obtendrán, por las políticas de desigualdad social y tierras altamente productivas abandonadas o convertidas en zonas de recreo, gasolineras, restaurantes y hoteles ecológicos, porque el campo no es rentable y ya no sirve para vivir.

 

    Quienes hoy viven en la ciudad, cansados de la civilización  del concreto, de la pérdida de tiempo por los trancones, de la inseguridad, del exagerado costo de la vida, siguen soñando en regresar a esa pequeña parcela de hojas verdes, de conciertos de pájaros para contemplar la mejor obra de arte que es la naturaleza, donde todo luce: Lo feo es hermoso y lo bello es sublime. No  le demos la espalda al campo ni al campesino, somos de los mismos y en cada rincón de  nuestra patria existe alma campesina.

 

     

    @daniquinterot

 

    Bucaramanga, agosto 1 de 2013