ECOS DE LA CUADRA N° 60

ARTE Y ESPIRITUALIDAD EN LOS PESEBRES NAVIDEÑOS

DANIEL QUINTERO TRUJILLO.

Educador y Escritor.

 

Cuando nos acercamos en diciembre a las diferentes iglesias del mundo cristiano, admiramos a grupos de personas, con un acentuado amor a la Navidad que realizan el pesebre de Belén, para que los pobladores recuerden el nacimiento del Niño Dios y gocen del colorido propio de las festividades.

 

El pesebre debe ser la meditación de cada día, ya que nos enseña a hacernos niños ante Dios, tal como dice el evangelio. Es por ello que en Firavitoba por esta época en la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, sus habitantes observan antes y después de la Misa, el Pesebre, construido con dedicación y estilo, por un equipo de docentes que desean que niños y adultos reflexionen sobre el sentido de la solidaridad para ofrecer amor al prójimo y vivir con un clima de paz y alegría, como las aspiraciones profundas del hombre de todos los tiempos.

 

En esa construcción social es necesario destacar la participación del profesor Francisco González  Patarroyo, un artista soñador que durante muchos años viene elaborando la maqueta central del pesebre de la Iglesia de Firavitoba, para darle realce al nacimiento de Jesús y contribuir con su imaginación a una Educación artística que permita a los habitantes comprender y apropiarse del mundo, por cuanto esas obras representan las imágenes grabadas en los viajes realizados alrededor de las diferentes culturas del universo.

 

El profesor Francisco cada año dedica de 10 a 11 meses a elaborar con detalle las obras de arte que en diciembre sorprende a los paisanos y visitantes, logrando una creación artística semejante a las enseñanzas impartidas por él, cuando era docente de dibujo y artes industriales en el Colegio Sugamuxi y en la institución Educativa de Firavitoba, aprendizajes impresos en la memoria de los exalumnos, hoy profesionales de diferentes disciplinas, que con agrado recuerdan que además mientras estaban embebidos en sus trabajos manuales, escuchaban música clásica, indicando con ello que un verdadero Educador, debe ser un orientador que estimule el desarrollo integral del educando.

 

Durante 15 años consecutivos hemos admirado las maquetas que dan dinámica a cada pesebre: destacándose la monumental Iglesia de su pueblo natal, con porte europeo, donde resalta las columnas de estilo gótico, el bello paisaje Firavitobense con sus tradicionales casas de construcción republicana, donde los techos alargados daban sombra y protección a los muñecos que lo adornaban.

En otra ocasión representó la hermosa ciudad de Brujas, (Bélgica) con las viejas casonas de ladrillo alrededor de los canales por donde transitan buques y pequeñas embarcaciones, paseando a los turistas por la plaza mayor con sus torres del campanario.

En el 2014, representó la Catedral de San Basilio, templo ortodoxo construido en 1554 y situado en la Plaza Roja de Moscú, compuesta por nueve capillas independientes, dedicadas a cada uno de los santos en cuyas festividades Iván el Terrible ganó una batalla; sus torres tienen forma de cebollas, además incluyó las Mezquitas como muestras de la arquitectura Islámica, obras perfectamente terminadas que adornaron  el pesebre, resaltaba encima de la montaña, la Santísima Trinidad con sus manos impolutas, entregando al mundo un Niño inocente y puro, con la misión de redimir la humanidad, que fue motivo para que el autor de este artículo escribiera un cuento con el Título de Navidad Blanca.

En el presente 2015, observamos la sin igual Basílica de San Pedro en la ciudad del Vaticano (Roma – Italia). La Catedral más grande de toda la Cristiandad; como una alegoría de la Iglesia Peregrina hacia la Ciudad eterna. Gran coincidencia con la propuesta del Papa al iniciar el Jubileo del año de la Misericordia, que comenzó el 8 de Diciembre pasado, para dirigir la Mirada a Dios, poner atención al contenido social del evangelio y crecer como persona perdonando a quienes nos ofenden.

Estas admirables obras artísticas que se han conocido, requieren que la Administración Municipal o una ONG. Con sentido socio – educativo, logren rescatarlas, para que se exhiban en un Salón de Arte de la Casa de la Cultura y sean estímulo para  jóvenes y adultos, complementen su crecimiento personal, invitando a todos los habitantes a realizar una reflexión profunda sobre la creación del Universo, sin olvidar que es la obra más extraordinaria que Dios nos ha regalado para disfrutarla, sin que vayamos a destruirla, que sirva también a padres de familia y maestros de los establecimientos educativos, para repensar el quehacer artístico en el aula, para enriquecer la vida de la comunidad y mejorar la dinámica artística y cultural de Firavitoba.

 

Nuevamente deseo que El Niño de Belén: Conceda al profesor, su familia y todos los que habitamos en éste paraíso

 

¡UNA FELIZ NAVIDAD!

 

 

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

www.danielqt.com

Firavitoba, 16 de diciembre de 2015