LA VEREDA ABANDONADA

Cuento de la desesperanza

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

 Educador y Escritor.

 ¡Oiga... están ladrando los perros! Parece que alguien ha llegado! Si, es que a este alto donde sopla el viento, donde tengo que vivir con mi familia, trabajando duro y confiando en Dios; han llegado los señores de la Política buscando nuestro voto para gobernar.

 Aproveché la visita, para decirles: “Fíjense Doctores” como se encuentra nuestra vereda abandonada. Ustedes han llegado con dificultad por los caminos rizados y polvorientos y eso que ahora los dejan subir. Porque son peores cuando llueve, pues hasta la casa se nos inunda.

 Observen allá... en la hondonada donde se divisa la quebrada y los árboles talados, allí los pajaritos en la madrugada cantaban de alegría, ahora el paisaje ha perdido su hermosura; teníamos el agua para beber, arriba, los nacimientos que cubrían los terrenos con árboles nativos que ya no existen, todo se ha secado por culpa de la compañía minera, que sin responsabilidad social, explota la piedra caliza con el pretexto del empleo y lo único que nos dan son las explosiones a campo abierto con dinamita, las esquirlas destruyen las viviendas, nos despiertan a la media noche, se levanta uno con miedo y aturdido.

 Unos vecinos vendieron la tierrita a precios muy bajos, para irse ilusionados a la capital, ya nos enteramos que allá  viven en la pobreza, añorando la  parcela, la vaquita lechera y la huerta casera que les daba el alimento; solo quedamos nosotros los de este lado, en estos campos solitarios, recordando a cada paso los compadres que se fueron.

 También, les dije a los señores políticos, que  han transcurrido infinidad de años y estamos cansados de escuchar las mismas promesas, los abuelos murieron  enfermos sin programas de atención a la salud, esperando el desarrollo. Los niños siguen añorando el salón comunal para escuchar la Santa Misa, celebrar los cumpleaños y rezar con sus amigos las Novenas de Navidad.

 Esos señores al final se fueron, dejándonos unos papeles que no podíamos leer por tener nuestros ojitos desgastados; pero nos dijeron que eran los más capaces para darnos progreso y como somos desconfiados, solamente creemos en el Señor del Cielo que todo lo puede y es nuestro refugio, El siempre nos ayuda, castiga a los que miente y nos engañan.

 Los hijos con sus rostros de tristeza, enseguida preguntaron: ¿Papá que es la Política? Y como cristiano amante de decir la verdad, les respondí: Hijos esos son los inventos, de los que aspiran a gobernar en nombre de un partido, para comprometernos con el voto y dejarnos olvidados, sin desarrollo, sin educación, salud ni vías. Siempre aparecen en las épocas electorales por éstas montañas para llevarse los sueños infantiles y quitarnos la esperanza de progreso.

 Entonces padre – dijo el hijo mayor – vámonos a orar, para pedir a Dios por nuestro pueblo y para decirle al señor Personero que defienda nuestro derecho a vivir como viven los que gobiernan y que los impuestos que pagamos se inviertan en la salud de mi abuelita enferma, en el mejoramiento de  la vivienda y los camino veredales. ¡Bueno, les respondí...! con Mikaela mi señora, siempre oramos, pero sentimos tristeza, ya que nadie nos escucha, vivimos esperando que lleguen mejores tiempos, y lo único que vemos es  que el tiempo pasa dejándonos viejos, enfermos y abandonados; hasta la escuelita rural  que teníamos, hoy está convertida en una  porqueriza, desde que la Ministra ordenó que a falta de niños para completar el cupo, los  pocos estudiantes que quedaban, debían viajar a pie hasta la escuela de la ciudad.

 Escuchen Hijos míos, continué afirmando: Si a esto se le llama Política, es mejor  decirle a la Maestra que les enseñe a ser líderes honrados y comprometidos con la comunidad para que cuando sean grandes y antes que le entreguemos el  alma a Dios, ustedes puedan cambiar el destino de nosotros los campesinos y también enseñen a los señores Doctores a Gobernar con el MANDAMIENTO DEL AMOR, para tener derecho a una mejor calidad de vida y estar unidos como hermanos! Pues nuestro único partido ES QUERER A NUESTRA TIERRA.

 DANIEL QUINTERO TRUJILLO

 www.danielqt.com

 Bogotá, septiembre 16 de 2015.