ECOS DE LA CUADRA N° 40

LA SEMANA MAYOR 

      TRADICIONES Y LEYENDAS CON SONIDO DE MATRACA

Daniel Quintero Trujillo

Educador y Escritor.

 

La Semana Santa, llamada también Semana Mayor, recordamos la culminación de la vida pública de Jesús por esto el Papa Francisco nos exhorta a reconocer a “Jesucristo como el Maestro del Amor que fue sensible a la miseria humana y capaz de inclinarse para curar las enfermedades del cuerpo y del alma”

 Cada día de la semana está destinado a conmemorar los sucesos de aquella época así:

 ·         DOMINGO DE RAMOS: Se conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Fue recibido con ramas de olivo y gran entusiasmo, como símbolo de admiración.

 ·         LUNES SANTO: Jesús se enfrenta con los vendedores que han convertido el Templo en un mercado, los desaloja enseñándoles que se trata de un lugar Sagrado al que hay que respetar. En este día, el evangelio de San Juan registra el pasaje de la Unción en Betania, cuando Jesús visita la casa de Lázaro, donde María, una de sus hermanas, le unge con costosos perfumes.

 ·         MARTES SANTO: Jesús anuncia su muerte. Anticipa a sus discípulos la traición de Judas Iscariote, así como las tres veces que Pedro lo negará.

 ·         MIERCOLES SANTO: Se recuerda el momento en el que Judas, se pone de acuerdo con los enemigos de Jesús y se ofrece a entregarlo a cambio de 30 monedas de plata.

 ·         JUEVES SANTO: La Iglesia Católica conmemora la Última Cena y la institución de la Eucaristía. Máximo símbolo del Amor de Dios al quedarse entre nosotros con su presencia viva.

 Durante la tarde y la noche los fieles visitan los monumentos para reflexionar, acompañarlo y orar entorno al cautiverio de Jesús.

 Existe la tradición de preparar los siete potajes que se convierten en una delicia al paladar, no debe faltar el vino, el pescado, ni el arroz de dulce.

 ·         VIERNES SANTO. Jesús es sometido a un juicio por Pilatos, torturado, burlado, recibe  la corona de espinas sobre su cabeza y le cargan la cruz. Así recorre la ciudad de Jerusalén. Al mediodía es crucificado. Las campanas de la iglesia dejan de sonar y fueron remplazadas por la matraca como instrumento de percusión, conformada por una caja de madera con un mango para sujetarlo y unos mazos internos que al sacudirlos rítmicamente, producen un sonido grave para recordarnos que comenzaba el viacrucis de nuestro señor Jesucristo y había que acompañar la procesión.

 ·         SÁBADO SANTO: En la noche se lleva a cabo la Vigilia Pascual, para celebrar el regreso de Cristo; se acostumbra bendecir el agua y encender las velas en señal de la Resurrección y como costumbre quienes asisten a la ceremonia llevan su cirio Pascual para iluminar la vida en los momentos de dificultad.

 ·         DOMINGO DE RESURRECCIÓN: En este día Jesús sale de su sepulcro y comienza la Pascua, como el paso de la muerte a la vida.

 A través de los siglos, en esta época se han tejido un sin número de leyendas, quizás las hemos escuchamos desde los tiempos de nuestros abuelos y han pasado de generación en generación.

 

Una de las más conocidas era la prohibición de ir al río, ya que se consideraba peligrosa, porque podría convertirse en peces o el agua se convertía en sangre. Igualmente, hay quienes recuerdan que trepar a los árboles hacía que las personas pudieran transformarse en serpientes.

 La leyenda del penitente forastero, que acompañaba el viacrucis del viernes Santo y luego desaparecía para irse al cementerio, conocido como el judío errante.

 La presencia del diablo, es otro de los peculiares cuentos de esta época, hay quienes aseguraban haberlo visto en forma de chivo, con un fuerte olor a azufre.

 También existía la creencia de las guacas que iluminaban el Viernes Santo en la noche, era señal de un alma en pena por haber enterrado tesoros que no beneficiaron a la humanidad. A cerca de la prohibición de escuchar  música, bailar, coser, planchar y limpiar la casa... se considera irrespeto, decían que "Barrer el suelo era barrer la cara de Cristo".

  

Hoy estas leyendas son ignoradas por las nuevas generaciones que con la fe siguen firmes a su credo, para dar testimonio al mundo que Jesucristo murió por nosotros, para liberarnos del pecado y hacernos merecedores de la vida eterna.

 

 

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Finca la Cuadra

 

Firavitoba, 29 de marzo del 2015