EN CONFESIÓN

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

ESCRITOR DE CUENTOS CORTOS

 

 

 

Después de abandonar las armas, el subversivo se acercó a la  na montaña de Dios, observó en la puerta del convento la inscripción de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, entonces buscó a un Monje ermitaño para que lo confesara, el Sacerdote lo recibe diciendo

 

-      Soy representante de Dios en la tierra, arrodíllate y dime tus pecados.

 

-      Acúsome Padre dijo el penitente, he pecado contra el V Mandamiento, desde que abandoné las armas estoy atormentado por los crímenes cometidos en las montañas, dando muerte a personas inocentes.

 

El Sacerdote, enseguida le responde:

 

-      Haces bien hijo de arrepentirte, Dios ya te ha perdonado, no debes olvidar que la vida es Sagrada y solo Dios tiene derecho sobre ella.

 

El recién insertado a la sociedad, se santigua y Exclama: gracias Padre por extenderme el perdón de Dios, pero ahora quedo preocupado por aquellos que, sin armas y en nombre de la democracia, siguen matando las ilusiones de millones de compatriotas que mueren a diario de hambre, frio y enfermedades sin una atención humanitaria.

 

Espero Padre que usted desde el púlpito, los exhorte a la reconciliación, para que en este país se dé una paz verdadera.

 

El Ermitaño al final imploró al Espíritu Santo para convocar a la unión y a la fraternidad entre todos nosotros.

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Bogotá, marzo 10 de 2015.