¡CONQUISTANDO UN SUEÑO!

    Daniel Quintero Trujillo.

    Escritor de Cuentos Cortos.

 

    "El éxito en el arte culinario se fundamenta en la pasión y el amor por  la cocina"

     @daniquinterot.

     Cuenta la historia de la Gastronomía: Que había un niño a quien sus amigos llamaban WAS, siempre observaba a su mamá trabajar con esmero y mucho amor, preparando los alimentos que daría a su familia. Al mismo tiempo le colaboraba alcanzando utensilios y  cuando la veía fatigada le decía: "Mami, si estas cansada, yo  te hago de comer"

 

    Siendo adolescente, quiso dedicarse a estudiar gastronomía, pero sus  padres no respaldaron su proyecto, porque soñaban con tener un hijo Médico y afirmaban: “Los hombres en la cocina, huelen a popo  de gallina”

 

    Al no encontrar apoyo en su vocación resolvió estudiar Derecho, pero en su tiempo libre, leía revistas de cocina, aprendiendo técnicas y recetas que experimentaba con sus compañeros en los momentos de ocio y paseos  escolares.

 

    El tiempo fue avanzando… Ya profesional, se desempeñó como empleado de la justicia y abogado litigante, motivado por su hobby, emprendió giras por países con reputación de tener buena cocina.

 

    Tuvo la oportunidad de inscribirse a un Reality para escoger el Masterchef de Colombia, un programa de Cocina de gran prestigio mundial, preparó para la prueba de selección, un plato de Sushi de origen Japonés, evento realizado en la Plaza de Bolívar de la capital Colombiana, fue escogido como ganador y recibió como trofeo la Cuchara, instrumento muy antiguo del que se ha valido la humanidad, tanto para cocinar como para comer.

 

    El grupo seleccionado estaba integrado por 18 participantes, entre los que había amas de casa y profesionales de las diferentes áreas del conocimiento y todos ellos, aficionados al arte culinario.

 

    Wilmar, ponía en cada pruebas de competencia, el mismo cariño que su madre utilizaba al cocinar, pues recordaba que cuando servía a la mesa era “Amor transformado en comida lo que ofrecía”.

 

    En la presentación de las competencias aportaba, además, su carisma de juventud, cultura, creatividad, técnica culinaria y osadía, dando como resultado una cocina de vanguardia, para convencer a los jurados de su  experiencia mágica.

 

    Estas pruebas  eran extenuantes, toda vez que había intervenciones contra reloj, exigían conocimientos y arte culinario; entre ellas estaba la Caja Mágica que requería invención para cocinar con los productos sorpresa, otras trataban de evaluar la capacidad de Liderazgo y la resolución de problemas con los cuales tiene que enfrentarse un Chef, como las siguientes:

 

    1.   Prueba por equipos. Realizada fuera de las cocinas de Masterchef, eran llevados a cocinar en eventos especiales. Los capitanes de equipo, debían elegir la receta que iban a cocinar y a los concursantes. El equipo perdedor se enfrentaba a la valoración en parejas o individual.

 

    2.   Prueba de eliminación. El equipo ganador era observador de sus compañeros que estaban en la estresante prueba. Cocinaban la receta indicada por los jurados; el  peor plato debía abandonar el programa definitivamente.

 

    3.   Prueba de presión. Era la prueba más dura. Un Chef invitado visitaba el programa y les enseñaba  su mejor creación y la tenían  que realizar, idéntica a la muestra.

 

    4.   Reto creativo. Los jurados  decidían que  plato deberían elaborar los aspirantes.

 

    En las pruebas WAS muchas  veces fue triunfador, pero en  ocasiones, como perdedor recibió al igual que los compañeros el delantal negro, símbolo de las pruebas de eliminación por estar amenazado, pero al final salía bien librado,  porque su vocación, la innovación, la estética  y el talento artístico salían a relucir como los dones sagrados que Dios le otorgó y que transmitía a los jurados, además de contagiar con entusiasmo a los compañeros, logrando un ambiente de armoniosa convivencia, dentro de una atmósfera de relaciones donde imperaba el egoísmo y la competitividad, conductas propias que los motivaban a que cada uno quisiera ser el mejor.

 

    El Reality recorría la geografía nacional, en todos los puntos cardinales, buscando escenarios y regiones que se caracterizaran por una tradición culinaria excepcional, para ello visitaron Cartagena, Barranquilla, Medellín y hoteles de la Capital con los mejores restaurantes y de Categoría certificada; participaron en matrimonios, eventos gastronómicos, realizando todas las actividades que servirían de laboratorio y experiencia sin igual.

 

    Una de las primeras pruebas se realizo en  la Ciudad Heroica en altamar, los cocineros se trasladaron en lancha de la Armada hasta los barcos donde serían los retos al vaivén de las olas, preparando comida para 151 marines.

 

    Cada intervención en la cocina era una  guerra de  ollas, cuchillos y una verdadera batalla campal para ofrecer un servicio óptimo y así  conformar la estructura de un Gran Chef que debían tener la Maestría de distinguir olores y sabores para preparar los exquisitos platos de la Cocina universal. Lo vimos triunfar, así lo reconocieron los jurados, pero evaluaron los comensales, calificando mejor las entradas, que el plato fuerte o la deliciosa carne preparada por Wilmar.

 

    Los 3 jurados, Paco Roncero, Nicolás de Zubiría y Jorge Rausch. Cocineros de prestigio en el mundo gastronómico y con Estrellas Michelin, seguían un formato comercial, para lograr rating a RCN. La cadena de Televisión patrocinadora del evento; eran demasiado exigentes con los participantes. Evaluaban el trato que se da a la materia prima, textura de las comidas, tiempo de cocción, sabor, olor ya que según ellos: Un buen Cocinero debe integrar todos sus sentidos en la preparación de un exquisito plato y sobre todo, deben tener memoria gustativa, como la herramienta más importante que permita descubrir en los ingredientes, los secretos  ocultos de la comida.

 

    El día que  le rechazaron la preparación de una lasaña de quesos, inspirada en la que había degustado en Italia y algún otro restaurante Europeo, fue calificada por uno de los jurados, como un plato porquería; pero su sensibilidad humana lo llevo a replicarles afirmando que él nunca preparaba ese tipo de comidas, ni utilizaba ese lenguaje, pues consideraba que una gran población hambrienta, la apetecía como un manjar de dioses; críticas que también compartió la audiencia televisiva, entonces, los jueces en su defensa acuñaron la explicación  "Nunca se calificaban a la persona sino al plato" Sin embargo se olvidaron que en la elaboración de cualquier comida, se imprime  el sello de la personalidad del Cocinero; tendencia culinaria conocida  como La Cocina  de autor, donde se proyecta  el temperamento en lo que se hace y ese comportamiento la convierte en algo especial, con estilo propio, semejante al trabajo del alquimista, creando fórmulas para fabricar apetitosos platos con ingredientes y sazón que deleite al paladar.

 

    Wilmar siempre se le ve actualizado en las  nuevas tendencias e iba progresando con las clases de Cocina que la programadora del evento desarrollaba los fines de semana, en una prestigiosa Universidad de la Sabana Colombiana, para ofrecerles conocimientos de Gastronomía, administración, higiene, nutrición y nuevas tecnologías del fogón.

 

    Su comportamiento se distinguía por su Don de gentes, un buen  trato dado a sus compañeros, sabía manejar los cambios de humor que se suelen presentarse en el área de actividades, donde algunas veces se trabajaba con altos niveles de tensión y mala intención de los contrincantes que deseaban su fracaso.

 

    Su delantal blanco o mandil,  con el logo de Mastetchef, recibido como credencial de concursante, simboliza la salubridad de las comidas y sirve como escudo para cubrirse del peligro.

 

    Cuando  los jurados o comensales  probaban el plato con agrado, era para  WAS el  premio más sagrado, que como cocinero siempre apetecía.

 

    Las calles permanecían desiertas, a la hora de la transmisión del programa Masterchef y en las salas de las casas las familias en un silencio absoluto estaban atentos a Claudia Bahamón, una bella actriz, presentadora del programa, para escucharla decir: ¡Señores  el tiempo ha terminado! Manos arriba.

 

    Los televidentes oraban pidiendo al Ser Supremo por su éxito, al tiempo que levantaban las manos para aplaudirlo.

 

    Enseguida sus Fans y amigos le escribían en las redes sociales de Facebook y Twitter para apoyarlo y comunicarle al mundo que Wilmar Alfonso Sánchez Vega, su nombre verdadero, era un triunfador que había conquistado su sueño de ser ahora un @WASMASTERCHEF, para deleitar a los mejores paladares con comidas de mil sabores y tradiciones culturales.

 

    Hoy su casa de campo en Firavitoba, llamada la Moranda, es un reflejo de su personalidad, una combinación de Color, música y mucho sabor, además, está adornada con un hermoso pino Vela, sembrado como símbolo que su fama crece al infinito como excelente Chef y ha construido una céntrica cocina con todos sus juguetes , como el  altar del arte culinario, sitio donde ofrece  a familiares y amigos, apetitosos comidas de todas las nacionalidades del mundo, donde incluye como especialidad el aceite de oliva de los países mediterráneos, especies asiáticas como la pimienta y nunca falta la Cebolla Roja Ocañera, que  por su pique en la sazón, ha sido convertida en la ¡Reina de su Cocina!

 

    Su especialidad las carnes y las salsas, pero ha aprendido muchas  otras técnica y receta gastronómicas, entre ellas la preparación del  salmón en costra de Naranja.

 

    WAS, al saludar a sus comensales se dirige  a ellos expresando:

 

          "Hoy soy consciente de Vivir un Sueño"

 

    Enseguida se pone su Toque Blanch o Gorro de Cocinero semejante a los Chef de la Realeza, para indicar que sigue siendo el Rey de la Cocina y donde cada pliegue representa las múltiples alternativas  creativas de la mesa.

 

    Esta  es la historia de ese niño nacido en Ocaña, hijo de Alfonso Sánchez y Nancy Vega, que jugando con la cocina, logró conquistar la más alta escalinata de la gastronomía – Convirtiéndose en el Chef – más importantes de Colombia y que atribuye su éxito profesional a la investigación, experimentación, creatividad y cuidado en los detalles, aprendiendo como lección que los sueños desarrollados con empeño, siempre se convierten en una realidad.

 

 

 

    This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

    Finca La Cuadra.

 

    Firavitoba Febrero 23 2015.