R.5. Docencia Universitaria


El tema de la Pedagogía en la Enseñanza Superior, a pesar de ser objeto de una preocupación reciente de las Instituciones Universitarias, ocupa en la actualidad un lugar importante dentro de sus reflexiones y discusiones en las políticas de vinculación de docentes.


En Colombia, podemos afirmar que una gran mayoría de profesores universitarios, ejercen la tarea de Docentes, con escasa o ninguna formación pedagógica y las Instituciones de Educación Superior realizan esfuerzos mínimos para su capacitación. Un ingeniero puede saber mucho de ingeniería, un economista ser docto en su área, pero esto no implica que tengan dominio sobre las estrategias metodológicas para la enseñanza de estas disciplinas, que les permita desempeñarse con mayor facilidad en la orientación de los estudiantes.


El docente universitario, además de los conocimientos y habilidades inherentes a su especialidad profesional, debe integrar sus enseñanzas al gran conjunto de actividades, adquisiciones y logros de los estudiantes, debe comunicarse con ellos, transmitiendo y reci

biendo información y mensajes con fluidez, precisión y claridad; correlativamente, debe conocer y utilizar recursos educativos, tecnología de la información y metodologías acordes con el contexto pedagógico vigente. 
La política de improvisación de docentes que ocurre en algunas instituciones, obedece al fenómeno de la permanente expansión de las matrículas estudiantiles que obligan a las universidades, a contratar en forma inmediata algunos docentes sin  preparación pedagógica. Esta práctica administrativa es peligrosa, por cuanto posteriormente, se observan los resultados traducidos en los problemas de enseñanza, bajo rendimiento académico de los estudiantes, relaciones interpersonales deterioradas, incapacidad para asesorar el proceso de enseñanza aprendizaje, etc. Por consiguiente, la calidad de la enseñanza universitaria, está correlacionada, con una política de preparación y capacitación pedagógica de los docentes, que puede operacionalizarse a través de cursos permanentes de actualización pedagógica, para los profesores que se encuentran en ejercicio, cursos de inducción pedagógica para los docentes que ingresan por primera vez a la Institución Superior y que no han tenido preparación para la docencia; impulso a los postgrados en educación (Diplomados, especializaciones, maestrías y doctorados) con  énfasis en los respectivos campos del conocimiento. Esta estrategia de acción permitiría al profesor universitario adquirir no solo una actualización académica en su área científica, sino también en las teorías educativas, modelos de aprendizaje, didáctica especial para la enseñanza de su ciencia, ´práctica del trabajo grupal, interacción docente – estudiante, aprendizaje on line y técnicas de investigación pedagógica y evaluación del aprendizaje. Formación que contribuiría a convertir al profesor universitario en un orientador educacional. Y al estudiante, en una persona con autonomía, capaz de generar su propio aprendizaje, que sea capaz de expresar su experiencia a medida que esta ocurra.


Finalmente es necesario afirmar que las Escuelas Normales Superiores y las Facultades de Educación, están comprometidas en la preparación Pedagógica de los docentes de todos los niveles de la enseñanza, para buscar una correlación positiva entre la pedagogía,  la tecnología y la ciencia; evitando así que el docente sea solo transmisor de contenidos o domesticador del estudiante. Así el maestro será quien enseñe a pensar, a investigar y hacer ver Cómo las áreas científicas se interaccionan con todas las demás actividades humanas.

Tunja, 2013-04-12