ECOS DE LA CUADRA N° 26

EL CEMENTERIO UN LUGAR CON HISTORIA

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

Educador y Escritor

 El término cementerio significa "lugar para dormir hasta el día de la resurrección". También se les ha denominado Camposanto, debido a que en  la ciudad de Pisa (Italia) por medidas de higiene, la autoridad ordenó cerrar el cementerio, que había sido construido en el siglo XIII dentro de la ciudad y el espacio se cubrió, con una gran capa de tierra traída de los lugares Santos de Jerusalén.

 

En la época de los indígenas, los chibchas  enterraban  a los muertos en el suelo con sus pertenencias, comida, bebida, vestidos; la momificación estaba reservada a personajes de alto estatus o destacados de la comunidad, como caciques, sacerdotes y guerreros.

 

En Europa también, los cuerpos  eran enterrados en un sepulcro, hasta que se descomponían, los huesos entonces, eran exhumados y almacenados en Osarios, ubicados en las paredes de la galería del cementerio o dentro de la iglesia bajo las losas del piso o detrás de las paredes; los que eran  ricos, tenían profesiones importantes o eran parte de la nobleza se enterraban en criptas individuales con una indicación del nombre de los difuntos, la fecha de la muerte y otros datos biográficos.

 

Los que no podían, pagaban una lápida utilizaban un símbolo religioso de madera, como una cruz, no obstante ésta se deterioraba rápidamente por el sol y la lluvia, lo que originó que algunas familias emplearan un herrero para fabricar cruces de metal y las pusieran en el lugar del entierro.

 

Es en el siglo XX, cuando comienza la preocupación por la situación y estado de los antiguos cementerios abandonados, ubicados en el corazón de las poblaciones; las autoridades comienzan a denunciar la insalubridad de estos lugares, porque el aire estaba infectado y a través de él se transmitían las enfermedades.

 

El ambiente de los cementerios, se convirtió en un tema de salud pública, que originó la Cremación, como práctica para desintegrar un cuerpo muerto, incinerándolo en los hornos crematorios. En el antiguo Egipto, era costumbre untar el rostro de los fallecidos con cremas perfumadas, como parte de su preparación y conservación.

 

En el cementerio de nuestro municipio se percibe en muchas tumbas del siglo pasado, gran arte funerario, con bóvedas y cruces esculpidas en piedra, los rituales religiosos que prolongan la memoria del difunto y la Historia del poblado; por eso la importancia de Cuidarlo y conservarlo, a pesar de las desigualdades que en él también se observan: Las mismas registradas en la sociedad de los vivos.

 

Hoy en pleno Siglo XXI Firavitoba, ha dado comienzo a la modernización del camposanto, con más Higiene y estética. La primera etapa se inició en el año 2000 bajo a dirección del padre Hensy Daniel Castelblanco, lideró el arreglo de las vías de acceso a las tumbas, con piedra de Cantera y construcción de Osarios; posteriormente Monseñor Ignacio  Avella, con el propósito de dejarle un legado a su Municipio, realizó una donación a la Parroquia, para apoyar el desarrollo del proyecto de construcción de una Capilla, bóvedas y osarios para Sacerdotes, oriundos de esta población.

 

Estamos en una Tercera etapa de Modernización, coordinada por  el Rdo. Padre Jaime Vargas, quien después de la elaboración de un proyecto, bajo la dirección de la Arquitecta Adriana Camargo, ha dado continuidad a ésta extraordinaria obra, con la construcción de un nuevo pabellón de Bóvedas, semejantes a unos “Apartamentos Celestiales”. Se han restaurado los muros exteriores, que estaban para derribarse, por el paso de los años y el deterioro causado por la humedad, además, se hizo una puerta alterna, a la entrada principal, como estrategia para la evacuación en caso de emergencia. La obra terminada tendrá, una torre de cinco pisos de bóvedas para albergar dos mil muertos, se proyecta un museo con las piedras y lápidas antiguas, así como un parqueadero central, será toda una  obra de  arte, que ubicará este Campo Sagrado como uno de los mejores que se haya conocido. Sin embargo, hoy se encuentra paralizado por una acción popular, interpuesta por la Personería Municipal, exponiendo motivos de irrespeto a los muertos y contaminación ambiental.

 

Apoyemos esta Magna obra para que los muertos descansen en Paz y los habitantes sientan orgullo al visualizar su morada eterna, en este bello  Rincón Sagrado.

 

Muchas Gracias  reverendo Padre Vargas por su liderazgo, su pasión de servir, comprendiendo su misión aquí en la tierra, siempre orientando a la Ciudadanía Firavitobense con el propósito de dejar a las nuevas generaciones, obras extraordinarias, realizadas con mucho amor, para beneficio de vivos y muertos y como dice el refrán del arriero: "El que quiera más, que le piquen caña".

 

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Finca La Cuadra

 

Firavitoba 2 de Noviembre del 2014