Y LAS LLAVES DONDE ESTÁN ?


 
DANIEL QUINTERO TRUJILLO.
Educador y Escritor


 


Es frecuente que al salir de la casa o apartamento estamos angustiados por el tiempo y las múltiples actividades a desarrollar durante el día o al iniciar un viaje a otra ciudad.

De inmediato emprendemos nuestra ruta al destino predeterminado,llevando con nosotros los documentos y la cartera donde se encuentran papeles y anotaciones.

Al regreso,estamos fatigados y sólo esperamos poder llegar a nuestra casa, para descansar plácidamente;pero al meternos las manos en los bolsillos a buscar las llaves,no la encontramos;la seguimos buscando una y otra vez perdiendo toda esperanza por que las llaves no están en nuestro poder o la hemos dejado encerradas o se han perdido.

Allí comienza el calvario,nos ponemos de mal genio,sentimos como si el mundo estuviera contra nosotros,la fatiga se hace más fuerte y terminamos utilizando el mecanismo de defensa del desplazamiento,es decir echarle la culpa al otro.

En una segunda fase del desconcierto, empezamos a buscar alguna ventana que haya quedado entre abierta, para que un niño se introduzca por ella,pero como no es posible hay que conseguir un cerrajero ,solución fácil si el evento sucede a pleno día,pero complicado cuando las horas de la noche avanza y no tenemos teléfonos,ni direcciones de talleres de cerrajeria que pudieran auxiliarnos.

Comienza la tercera fase del problema,y es conseguir un hotel o un amigo para ir a dormir mientras a la luz del día la solución se hace más efectiva.

Pero al fin el problema ha suscitado otros elementos alternos y creativos como conseguir a un Taxista o CAÍ de la Policía o la porteria del edificio o a un vecino que seguro han enfrentado el extravio de las llaves y saben donde ubicar la solucion; ademas de tener la tranquilidad por estar fuera del problema.Al final fue esta la mejor alternativa,ya el cerrajero vino con toda la instrumentación,cobro más de lo que el servicio vale pero la tranquilidad y La Paz interior que se logra no tienen ningún precio.

Ahora que usted ya reposa en su casa,es bueno que reflexione que las llaves son un instrumento necesario para abrir puertas , esto significa que también su inteligencia debe ser como esa llave que debe utilizar y antes de abandonar su residencia,haga un inventario de los elementos que son necesarios para salir y volver a regresar, y como factor de su personalidad lo identifica como persona estratégica y le otorga el Don de no quedarse bloqueado por los problemas,sino que tiene las llaves para abrirse paso en las dificultades y no dejarse vencer por ellas.

Una recomendación final: asegurese que cada miembro de la familia tenga sus propias llaves,o procure que un amigo de confianza tenga sus llaves para caso de emergencia.


This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Bucaramanga,6 de octubre del 2013.