¡ENTRÉGUELE LA HERRAMIENTA A EVELIO!

 

DANIEL QUINTERO TRUJILLO.

ESCRITOR DE CUENTOS CORTOS.

 

Después de la jornada de clase de la mañana, en la Escuela Normal Rural de Convención, figuraba para el horario de la Tarde: Prácticas Agrícolas.

 Los estudiantes llegaban a la institución, se dirigían a la oficina de Instrumentación Agrícola, coordinada por el empleado Evelio Claro, para solicitar en calidad de préstamo una pica, la pala, el rastrillo, la carretilla y la manguera, según lo requerido para el cultivo.

 Antes de hacer  la entrega, se leía el reglamento de la oficina ubicado en un tablero que decía:

 El señor Rector  de la Institución, se permite  reglamentar el préstamo de las Herramienta agrícola, bajo las siguientes condiciones:

 1.   Para la solicitud ,identifíquese  con el carnet Estudiantil.

 2.   Firme el formulario de entrega.

 3.   Verifique que esté limpia y en condiciones normales para su empleo.

 4.   Al terminar la labor agrícola, entregue la herramienta a Evelio, en las mismas condiciones que la recibió.

 5.   Pida el paz y salvo y con él, diríjase  a la tienda   escolar para recibir un vaso de agua y un trozo  de panela.

 6.   Se dispone de un día como plazo máximo para la entrega de herramienta, en caso contrario se llamada al acudiente y si este no responde será expulsado de la institución.

 Atentamente,

El Rector.

 Los Estudiantes después  de  recibir los instrumentos de trabajo, se dirigían a sus parcelas donde los esperaba el profesor José Bolívar Suárez, director de Prácticas Agrícolas para coordinar las tareas que requería las diferentes fases del cultivo; en ellos se observaba motivación y mucha vocación por las actividades del campo, trabajo que era recompensado  en el momento de recolectar la cosecha para llevar a casa o vender y recibir  la calificación de cinco, si el cultivo era exitoso y de Cero, cuando la plaga lo había afectado.

 Terminada las prácticas de campo, el coordinador se despedía de  los estudiantes recordándoles: No olviden ¡Entréguenle la Herramienta a Evelio!

 Mucho tiempo después, en la finca, implementé el mismo reglamento de aquella Institución, indicándole al trabajador que se diera cumplimiento fiel a lo ordenado. Sucedió que al no saber quién era ese señor, preguntó: ¿Es otro empleado contratado? No, le respondí: Evelio es el símbolo del guardián de los instrumentos de Trabajo, para que las herramientas No sean abandonadas en cualquier lugar. 

 Desde ese día todos los trabajadores incorporaron, el buen hábito de entregar los instrumentos de trabajo al imaginario Evelio y entender que hay que  cuidarlas, porque la vida  nos da a cada uno las herramientas necesarias para conquistar el mundo.

 This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it..

Finca a Cuadra.

 Firavitoba, Mayo 31 del 2014