EL ÚLTIMO DÍA DE CLASE

 

DANIEL QUINTERO TRUJILLO

ESCRITOR DE CUENTOS CORTOS

 

Al despertar, esa mañana del día viernes 12 de Diciembre, recordé con nostalgia que sería mi último encuentro con los estudiantes de la Escuela de Psicopedagogía de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, donde por espacio de 40 años había laborado y ahora emprendería mi retiro para disfrutar la jubilación.

 

Ese día procure utilizar más tiempo, que de  costumbre, en el arreglo personal, para llegar con una mejor imagen, que sería la que mis estudiantes recordarían para toda su vida; por eso resolví vestir con el traje azul oscuro, camisa blanca y corbata de rayas diagonales combinadas con el rosado y el blanco que tanto me gustaba; después del desayuno tome mi maletín ejecutivo y empecé a recorrer un kilómetro, la distancia entre la casa y la ciudad universitaria, mientras iba caminando, pasaban por la mente, como una película, todos los momentos de mis diarias jornadas laborales y las imágenes de los estudiantes que por cuatro décadas había formado en la cátedra de Orientación Escolar, tratando de enseñar  la filosofía del Maestro Orientador, dedicado al asesoramiento de la conducta de los escolares.

 

A las 10 a.m. ingresé al salón  de clase, después de saludar, anuncié al auditorio el tema que explicaría, titulado: "Proceso de convertirse en Persona," tomando como fundamento la teoría del psicólogo humanista Carls Roger, indicándoles que sería mi última clase con ellos y en la Universidad.

 

Hacia el medio día, cuando iba a registrar la asistencia, un estudiante pidió permiso para salir, pensé que se trataba de esos jóvenes a los que nada les interesa; en el preciso momento de llamar a Zamora José Antonio… Él empuja la puerta, ingresando con un vaso de tinto y una tajada de ponqué, que había comprado en el cafetín muy cercano al salón de clase e iba explicándome que había salido calculando que tendría tiempo de ir y venir, mientras llegaba a la Letra Z.

 

Ubicó las viandas en el escritorio, cerca al maletín con mis materiales de trabajo, se acercó en la dirección al tablero y mirando a sus compañeros, dijo: En mi nombre y en el de todos los estudiantes que usted ha formado, me permito dar en público “Los agradecimientos sinceros, por haber cumplido con mucho esmero la tarea de Docente Universitario” tomó el ponqué y el tinto para entregármelo, como un símbolo, que La Vida debe estar acompañada, de los sabores dulces y las bebidas fuertes que estimulen el diario vivir. Los compañeros se pusieron de pie y en un aplauso unánime: Gritaron ¡Muchas gracias Profe! por orientar con  sus  sabias enseñanzas.

 

Automáticamente, tomé el marcador rojo y escribí: Diciembre 12 del 2008. "Sólo cultivando el intelecto, se puede avanzar hacia un mundo mejor" Daniquinterot

 

Cuando, pretendía salir, un estudiante ubicado en la parte posterior del salón, expreso: Y ¿Las Lecturas complementarias al tema Profe?

 

Con la autoridad de un Maestro respondí: Queda como tarea investigar en internet las aplicaciones para el desarrollo y cuando hayan asimilado el contenido, aplican el conocimiento, para que ustedes sean excelentes personas y sus estudiantes sean mejor comprendidos por su maestro.

 

Recuerden que ese proceso: Significa crecer y tener el coraje de sumergirse en las turbulentas corrientes de la vida, para aprender a solucionar los problemas y después ¡Disfrutar del descanso con felicidad! Apreciados estudiantes, sigan soñando para construir realidades. ¡Nos encontraremos en el camino, aún hay mucho por hacer, La vida sigue…!

 

Tunja, Mayo 27 del 2014

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it..